1001 Consejos | Dalai Group
Nombres Para Bebes header image

Desarrollo del lenguaje

De acuerdo con nuevas investigaciones, existen momentos clave para que se produzca un mayor desarrollo del área del cerebro encargada de que podamos comunicarnos, es decir, una oportunidad en nuestra vida en la que estamos biológicamente mejor equipados para aprender a hablar.

Cada niño tiene más de 50 mil conexiones nerviosas que se encargan de llevar los sonidos de las voces humanas desde el oído hasta el cerebro, el cual codifica las palabras y reestructura sus células en conexiones o redes para producir el lenguaje.

Cuando un niño oye poco o no percibe ningún sonido, el cerebro puede eliminar la función de comprender el lenguaje y utilizarla para otra acción diferente.

Si a los 10 años el niño no ha trabajado el habla y la pronunciación del lenguaje, su habilidad de aprender el idioma hablado está perdida.

El principio de “úsalo o piérdelo” aplica para nuestro cerebro y para el desarrollo del idioma. Por ello, es importante que el desarrollo del lenguaje sea estimulado desde la infancia temprana, pues corremos el riesgo de perder gran parte del potencial del niño.

 

Algunas sugerencias para estimular el lenguaje de tu bebé son:

Háblale desde que nace. Debido a que el lenguaje es simbólico, para desarrollarse necesita ser pensado para darle significado a los conceptos que lo representan.

Utiliza con frecuencia discos compactos como entretenimiento para reemplazar los videos o películas. Debido a que los movimientos rápidos en pantalla requieren de poco esfuerzo intelectual para procesarlos, no le dan tiempo suficiente a la corteza cerebral de llevar a cabo el proceso de interpretación.

Limita el uso de la televisión. La TV no es muy simbólica y usualmente requiere menos esfuerzo o “gimnasia” mental para ser representada. Recuerda, cuando el cerebro es utilizado para pensar, crece también en masa.

Introduce otro lenguaje, ya que aprender un nuevo idioma es más difícil después de los 12 años, cuando los “mapas” cerebrales se vuelven más rígidos.

Involucra a los niños mayores en las conversaciones y diálogos como parte de la rutina diaria. Hazles preguntas como: ¿qué piensas, cómo ves esto, qué pasaría si…? Con esto le ayudarás a pensar, escuchar y desarrollar sus propias ideas.

 

Hablando aprende la gente

Un estudio de la Universidad de Chicago encontró que el vocabulario de los niños era más amplio cuando las mamás les hablan sus bebés. A a los 24 meses, los niños de mamás menos habladoras sabían 300 palabras menos que los las madres que les platicaban frecuentemente.

Otro estudio en el que se escaneó la actividad cerebral de niños reveló que entre los 4 y 12 años se produce una importante reestructuración en el cerebro. Dependiendo de las experiencias del niño, el cerebro decide mantener o eliminar ciertas conexiones neuronales. Si el niño vive diversas experiencias y numerosos estímulos sensoriales se produce un fuerte aprendizaje.

 

Comments on this entry are closed.