1001 Consejos | Dalai Group
Nombres Para Bebes header image

Las hormonas del embarazo

Seguramente has escuchado más de una vez que los cambios de humor tan drásticos de las mujeres embarazadas se deben a la “bomba de hormonas” que comienzan a circular en su torrente sanguíneo.

Es cierto: desde el primer día de embarazo el funcionamiento de tu organismo se encuentra regido por hormonas producidas por tu propio cuerpo. Además, conforme avanza el embarazo aumenta la participación de las hormonas del bebé y la placenta.

 

Pero, ¿cuáles hormonas específicamente? ¿Cuál es su verdadera función y dónde se producen?

  • Estrógeno. Fomenta el crecimiento del útero y los pechos. Suaviza las fibras de colágeno del tejido conectivo para permitir que los ligamentos se vuelvan más flexibles. Es producido por la placenta, aunque el feto también interviene en este proceso.
  • Progesterona. Relaja los vasos sanguíneos para que puedan adaptarse al aumento del torrente sanguíneo. También relaja los músculos y ayuda a que los ligamentos y tendones empiecen a ceder para acomodarse al constate crecimiento del útero. Evita las contracciones hasta el comienzo del parto y prepara los pechos para la lactancia. El cuerpo lúteo se encarga de su producción durante las primeras semanas; al final del primer trimestre comienza a ser producida por la placenta.
  • Lactógeno placentario humano (LPH). Produce el 10 % de las proteínas de la placenta y desvía las reservas de glucosa de la madre hacia el feto. También tiene efectos en la producción y consumo de insulina de la madre para ayudar a transmitir nutrientes al bebé. Interviene en el desarrollo de los pechos y en la secreción de leche tras el parto. Es producida por la placenta desde la quinta semana de embarazo y sus niveles aumentan a lo largo de éste.
  • Prolactina. Estimula la producción de leche: sus niveles aumentan a medida que avanza el embarazo, pero su efecto permanece bloqueado. Es producida en el lóbulo anterior de la glándula pituitaria.
  • Relaxina. Esta es una sustancia similar a la insulina que se encuentra en la sangre; ayuda a distender los ligamentos pélvicos para el parto y contribuye a la maduración del cuello cervical. Los ovarios producen esta hormona.
  • Oxitocina. Sus niveles aumentan en la primera fase del parto y reciben una mayor estimulación con el ensanchamiento del canal de parto. Además, ayuda a que el útero se contraiga después del nacimiento y, curiosamente, es estimulada por la succión del pezón que realiza el bebé.
  • Cortisol y adrenocorticotrofina (ACTH). El cortisol desempeña una función importante en la maduración de los pulmones del feto. Es segregado por las glándulas adrenales de la madre, cerca de la parte superior de los riñones. La placenta también la produce.
  • Andrógenos (testosterona y hormonas similares). Éste es un componente vital para la producción de estrógeno y es necesaria para el desarrollo de los genitales masculinos del bebé. Son producidos en gran medida por las glándulas adrenales del feto. Los testículos fetales también la producen.

¿Sabías que?

Al comienzo del embarazo, el lugar central de la producción hormonal es el ovario materno (cuerpo lúteo) y a partir de la semana 12 la placenta y el feto comienzan a realizar esta función.

 

Comments on this entry are closed.